USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pleno de los martes

26 mayo 2020
La libertad creativa y sus cuatro grados
Intervención no expuesta oralmente
Alfonso López Quintás

RESUMEN DE LA PONENCIA

03 marzo 2020
Papel de las Escuelas de Ingenieros en la economía española
Juan Velarde Fuertes

RESUMEN DE LA PONENCIA

25 febrero 2020
Las principales amenazas a la democracia liberal
Fernando Vallespín Oña
ver resumen

RESUMEN DE LA PONENCIA

El principal objetivo de la conferencia consistió en ver si estaban justificados algunos de los recientes diagnósticos sobre la crisis de la democracia, inspirados fundamentalmente en el temor ante el actual vigor del populismo. Sin entrarse en un detenido análisis de este último, la exposición se organizó en torno a tres bloques temáticos distintos. El primero se concentró en el problema de los nuevos límites a la acción política, la restricción de la soberanía derivada de la globalización. En el segundo se abordó la presunta “crisis del sistema representativo”, uno de los aspectos donde la erosión institucional de la democracia es más apreciable. Y, por último, el análisis se ocupó de la reorganización del espacio público provocado por las nuevas tecnologías. Como premisa básica a partir de la cual presentar la naturaleza de los cambios se aludió a los fenómenos de la globalización, la complejidad y el cambio tecnológico. Sin tomarlos en cuenta no serían comprensibles las actuales distorsiones en el funcionamiento de la democracia.

Dentro del primer bloque se puso el énfasis en cómo la causa del actual malestar democrático tendría menos que ver con la democracia como tal que con la política misma; es en ella, en su incapacidad o impotencia para imponerse sobre los constreñimientos que le imponen otras esferas -el sistema económico y financiero internacional, así como la “europeización”- donde estaría el auténtico problema. La globalización, asociada a una creciente tecnocratización derivada del aumento de la complejidad, es lo que habría provocado esta “desmitificación” de una democracia que es incapaz de cumplir las promesas que eleva durante los periodos electorales.

En el segundo bloque se abordaron la crisis de los partidos y, en general, los mecanismos de mediación entre sociedad y sistema político, que son consecuencias de la novedosa e indudable “política de la presencia” de la ciudadanía a través de internet, que hace superfluas muchas de las instancias intermediadoras y están cambiando la forma misma en la que se “representa” lo político. El protagonismo de internet en la nueva configuración del espacio público es también el objeto central del tercer bloque, donde se presentaron las transformaciones sufridas por el tránsito desde una democracia mediática a otra digital. A parte de las ya clásicas referencias a las noticias falsas u otras estrategias de la “política posverdad”, el énfasis se pudo aquí en el nuevo protagonismo de la dimensión emocional de la política, que deja en un segundo lugar la disputa entre intereses en conflicto, y tiende a favorecer un mayor sectarismo apoyado sobre la “epistemología y la moral tribal”. Estas reflexiones concluyen con la presentación del peligro potencial que supone la actual capacidad de algunos actores para acceder a nuestra huella digital y a partir de ahí actuar sobre voluntades o preferencias de los ciudadanos. Habitualmente tendemos a pensar que los rastros que vamos dejando se utilizarán después con fines comerciales, pero hoy tenemos ya suficientes pruebas que apuntan a interferencias de naturaleza claramente política.

La conclusión es que la actual crisis de la democracia va más allá de un posible mal funcionamiento de unas u otras instituciones, como las encargadas de la división de poderes o el propio régimen parlamentario; el problema es que cada vez resulta más difícil establecer las condiciones necesarias para hacer efectivo el control del poder, la sustancia misma del elemento liberal de la democracia.

18 febrero 2020
Importancia de la educación para los gobernantes y los gobernados en España
Juan Díez Nicolás

RESUMEN DE LA PONENCIA

11 febrero 2020
El Reacimiento: Luces y sombras
Benigno Pendás García

RESUMEN DE LA PONENCIA

Observó el Sr. Pendás García que en el marco de un proyecto académico sobre las formas de la cultura europea, el concepto de Renacimiento merece especial atención. Su ponencia, explicó, se plantea en forma de diálogo con Jakob Burckhardt, el gran historiador suizo, que concibió en su libro “La cultura del Renacimiento en Italia” (1860) el arquetipo político y artístico de esa época brillante y también confusa. La idea del Estado como “obra de arte” y el despliegue del individualismo constituyen, dijo, el punto de partida de una teoría que afirma la ruptura entre Edad Media y Edad Moderna. Frente a este planteamiento –señaló-- hay que poner en valor los elementos de continuidad y, en particular, la recuperación de la cultura clásica. El humanismo renacentista actúa como albacea de griegos y romanos con una brillante labor de edición y restauración de textos y monumentos, sin olvidar las aportaciones medievales, tantas veces despreciadas. En este punto tienen su sede adecuada los capítulos sobre de la relación de las gentes del Renacimiento con Grecia y Roma, con Platón y Aristóteles o con el paganismo y el cristianismo.

Indicó el Sr. Pendás García que los límites cronológicos del Renacimiento han sido igualmente objeto de una larga polémica. Aquí hizo especial referencia a personalidades relevantes como Dante y Petrarca, Rafael y Miguel Ángel, Maquiavelo y los Medicis, entre otros muchos, y precisó que se distingue entre una etapa de formación (siglo XIV), otra de plenitud (siglo XV) y una última de expansión y también de superación (siglo XVI).

También se discute, prosiguió, la cuestión de la “geografía” renacentista. Nadie pone en duda la prioridad de Florencia, pero consideró que también hay que poner en valor las aportaciones de Roma, Milán o Nápoles y, por supuesto, la expansión hacia el resto de Europa de las señas de identidad de este periodo histórico. El concepto de “Zeitgeist”, afirmó, juega a estos efectos un papel relevante.

En definitiva, apuntó el Sr. Pendás García, la tesis de su ponencia es que el Renacimiento “existe” como concepto básico de la cultura europea, siempre que no se reduzca únicamente al terreno de la Historia del Arte y al espacio limitado de Florencia y su zona de influencia. Muy al contrario, subrayó, se trata de un fenómeno europeo que cabe apreciar en el ámbito político, social y cultural en un sentido muy amplio, de acuerdo con la reflexión de Marcel Proust: “todo lo de una misma época se parece”.