USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, por motivos funcionales y para facilitar su interacción con redes sociales. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pleno de los martes

17 noviembre 2020
¿Es justa la justicia social?
Pedro Schwartz Girón

RESUMEN DE LA PONENCIA

Aunque los actos justos o injustos los cometen siempre personas sí que es posible hablar de instituciones sociales que fomenten situaciones injustas. Esta ponencia estudia cuatro teorías de la justicia social entre las que elegir para conseguir una sociedad más justa y las personifica.

  • El (pueblo) soberano decide lo que es justo o injusto (Pablo Iglesias);
  • Para crear una sociedad justa debemos establecer un sistema político que transforme la naturaleza humana purgándola de impulsos individualistas para hacerla más social y altruista (Fidel Castro);
  • La base ideal para traer la justicia a esta tierra es combinar la productividad del mercado con una especial atención a los grupos desfavorecidos (John Rawls);
  • La sociedad justa es la sociedad mercantil en la que además se respetan los derechos humanos (Friedrich von Hayek).

Las tres primeras buscan crear sociedades igualitarias. Su atractivo nace de que incluyen un gran elemento de envidia – un vicio muy arraigado en la naturaleza humana. El único sistema social que transforma el plomo de la envidia en el oro de la emulación es la sociedad mercantil, el cuarto de los sistemas de esta lista. Fue David Hume el que en 1740 definió las tres reglas necesarias para que el capitalismo mercantil consiguiera crear “la paz y la seguridad de la sociedad humana”: “la estabilidad de la posesión, su transferencia por consentimiento, y el cumplimiento de las promesas”.

10 noviembre 2020
El sector público que necesitamos tras la pandemia
Alfonso Novales Cinca

RESUMEN DE LA PONENCIA

Que el mercado competitivo asigna recursos eficientemente es aducido frecuentemente para justificar un reducido papel para el Sector público. Sin embargo, pocas veces se reconoce la frecuencia con que se incumplen los supuestos que garantizan tal propiedad, ni se repara en que el concepto de eficiencia utilizado es compatible con elevados niveles de desigualdad.

Por el contrario, los abundantes fallos de mercado sugieren un mayor papel para el Estado. También lo sugieren así sus importantes responsabilidades: educación, sanidad, seguridad, las infraestructuras, la regulación laboral, la mejora de la competitividad. Parece evidente que el primer papel del sector público deba ser ocuparse de que ningún ciudadano se vea privado del acceso a la sanidad, educación, o al disfrute de bienes públicos de calidad, por razón de renta, género, edad, o raza.
Pero, incluso esta concepción más amplia del Estado se está desbordando en los momentos de crisis que, lamentablemente, nos está tocando vivir en este primer cuarto del siglo XXI.

El progreso futuro requerirá una amplia colaboración público-privada, que permita decisivos avances en innovación, y una ansiada reforma de la Administración, que pase a estar definitivamente al servicio de los ciudadanos, y no de los partidos políticos y los lobbies. Tal reforma pasaría por la profesionalización de los directivos públicos, operando en agencias independientes del poder político y el estricto cumplimiento del trinomio: transparencia, evaluación de políticas públicas y rendición de cuentas por parte de los responsables de la gestión publica.

Imposible lograrlo sin acabar con la crispación política, y sin la aceptación del consenso, la colaboración y el compromiso como elementos de transformación. Solo así podría lograrse un verdadero sentimiento de comunidad nacional, base para el progreso futuro del país.

03 noviembre 2020
Laureano Figuerola en la Restauración
José María Serrano Sanz

RESUMEN DE LA PONENCIA

27 octubre 2020
Desigualdad, brecha de género y cuotas
Jaime Terceiro Lomba

RESUMEN DE LA PONENCIA

En este trabajo analizaré algunos aspectos relacionados con la evidencia empírica de la desigualdad y de la igualdad de oportunidades. Dentro de la dificultad de encontrar una definición de igualdad de oportunidades que pueda ser utilizada en la práctica, prestaré especial atención a una de las dimensiones más observables de la igualdad de oportunidades, que es la de la movilidad social. Resaltaré la importancia que tiene utilizar en los análisis empíricos la información derivada de los registros públicos.

A continuación, y desde este planteamiento, me referiré al notorio problema de la brecha de género. Se entiende por brecha de género la diferencia entre una métrica —o indicador— masculina y una femenina correspondiente a una determinada actividad relacionada con su bienestar y desarrollo humano. Puede entonces hacer referencia, entre otras, a una actividad relacionada con la salud, la educación, la economía y la política. Aquí me centraré, básicamente, en la brecha salarial de género. En el transcurso de la exposición analizaré las causas de tal tipo de brechas, así como alguna de las medidas generalmente aceptadas para su cierre.

Terminaré tratando con más detenimiento aquella que más se ha generalizado en los países desarrollados, que es la imposición de cuotas. Haré especial referencia a los resultados obtenidos al aplicarse a los consejos de administración de las empresas.

20 octubre 2020
DESIGUALDAD: PIKETTY SIETE AÑOS DESPUÉS
Julio Segura Sánchez

RESUMEN DE LA PONENCIA

26 mayo 2020
La libertad creativa y sus cuatro grados
Intervención no expuesta oralmente
Alfonso López Quintás

RESUMEN DE LA PONENCIA

Accesos directos

Buscando a Dios en el universo: Una cosmovisión sobre el sentido de la vida
Ramón Tamames Gómez

Editorial: Erasmus Ediciones, 2018