Libro del mes

Desde el corazón del CESID

Agustín Muñoz-Grandes Galilea

Editorial: ESPASA


Considero casi obligado al presentar un libro de contenido importante, y este lo tiene, cubrir, aunque sea de forma muy breve, tres aspectos: La personalidad del autor (especialmente si no es conocido en el mundo literario y que es algo más que el apretado currículo que se refleja en la solapa del volumen), el “por qué” lo escribe, y algunas trazas  de la obra, sin revelar lo que el lector ha de descubrir.

Juan María de Peñaranda y Algar, General de División en la situación de reserva, compañero de armas con el que me une una sincera amistad nunca interrumpida e iniciada en nuestros tiempos de cadetes en la Academia General Militar, es hombre de sólida preparación profesional y gran capacidad intelectual, que atesora tres virtudes esenciales para los que tienen el honor de vestir el uniforme militar: “Valor” para acometer difíciles empresas,(y el entrar en el Servicio de Inteligencia en la etapa que el lo hizo sin duda lo exige),“Disciplina y Lealtad”, sin dobleces, lo que conlleva asumir las directrices que recibe del escalón superior tras haberle expuesto las observaciones que estime pertinentes, ya sean positivas para reforzar la orden, o negativas si la considera equivocada o mejorable, rindiendo siempre culto a la verdad que conoce, y “Amor a nuestra Patria”, que Peñaranda, junto con el organismo al que ha pertenecido, traslada en un firme apoyo a la Corona como garantía de la Unidad de España.

El autor entra en el Servicio de Inteligencia/Información del Estado al más alto nivel en la etapa anterior a la muerte del General Franco y permanece en él durante toda la delicada y difícil fase de la Transición, hasta mediados del año 79, reintegrándose al mando de Unidades como Jefe de Batallón de Transmisiones y Zapadores de la Brigada Acorazada XII de guarnición en El Goloso, quizás en aquellos momentos la unidad más potente de nuestro Ejército y continua una brillante carrera militar. Su prudencia y el alejamiento del afán de notoriedad le han hecho guardar hasta hoy la mucha información acumulada que registró minuciosamente en un diario celosamente guardado, y a la que en algún momento tenía que dar salida para contrarrestar relatos escritos con ligereza o de forma sesgada, y  dar a conocer a los españoles datos y actos que nos aproximan a la verdad de lo acontecido en la etapa transcendental de la transición de un Régimen autoritario a la Democracia plenay a la consolidación de la Monarquía parlamentaria. Este es , a mi juicio, el “por qué” escribe Peñaranda, que tiene un protagonismo importante en el Servicio de Inteligencia ya fuera primero en el Alto Estado Mayor, en la Organización Contrasubversiva Nacional (OCN) que dirigió San Martín, para pasar al Servicio Central de Documentación (SECED) que impulsa Carrero Blanco, incardinado ya en Presidencia del Gobierno e integrado en su totalidad por militares, que dirigirán los Comandantes Valverde y Cassinello, y que derivará después en el Centro Superior de Información de la Defensa (CESID), que es la raíz del actual Centro Nacional de Inteligencia(CNI). En todo momento, el lector podrá comprobar la labor transcendental de los Servicios de Inteligencia, y el hecho muy cierto de que por encima de intereses y convicciones fuertes, recelos y temores a cambios no bien explicados y nostalgias particulares, las Fuerzas Armadas mantienen siempre su lealtad a la Corona, garantía de la Unidad indivisible de España.

El libro, escrito con claridad y sencillez, engancha desde las primeras páginas. Tras el Prólogo del General Cassinello, hombre de singular importancia en el desarrollodel Servicio, el autor distingue tres etapas: La primera, que titula “La primera andadurade la Monarquía”, abarca desde la  proclamación de Don Juan Carlos como Rey de España. En ella destaca el SECED en la eficaz  preparación y ejecuciónde las operaciones “Lucero” y “Alborada”, en las que España se jugaba la posibilidad de llevar acabo el proyectado tránsito, sin retroceder a un tiempo pasado que no se podía repetir ni aventurarse en la ruptura que predicaban la mayoría de los más radicalizados opositores al antiguo Régimen. El conocimiento de las posturas y capacidades de acción de las distintas asociaciones, partidos políticos y organizaciones sindicales era fundamental, y el SECED, dirigido por Velarde, supo actuar con eficacia y allanar el camino para que se llegara a la formación de asociaciones que impulsaba el propio Rey. Arias Navarro sería el primer Presidente de la Monarquía y conoceremos el difícil momento vivido hasta su dimisión y el sorpresivo nombramiento del Presidente Suárez.

La segunda etapa, “El impulso real hacia la Democracia”, está centrada en el nuevo camino que emprende el SECED con el nombramiento de Cassinello, el cese del Vicepresidente General Santiago y la llegada del General Gutiérrez Mellado, la pugna interna por hacerse con la dirección del Servicio de Inteligencia entre  Defensa y Presidencia, el largo y duro camino hasta la aprobación de la Ley para la Reforma Política (con el generoso  “harakiri”, muchas veces ignorado, de los Procuradores del antiguo Régimen y del Consejo Nacional del Movimiento), los primeros contactos serios con los incipientes Partidos Políticos y muy especialmente con el PSOE de Felipe González, junto con las hábiles relaciones mantenidas con Tarradellashasta su regreso a Barcelona, tratando siempre de marcar unos límites que no debían rebasarse en la actividad política sin menoscabo de la implantación de una democracia plena.

Peñaranda explica con claridad los difíciles momentos vividos con los asesinatos de los abogados laboralistas en Atocha, la repercusión de los secuestros por GRAPO de Oriol (Presidente del Consejo de Estado) y del General Villaescusa (Presidente del Consejo Superior de Justicia Militar),la convulsa legalización del Partido Comunista de Carrillo y su repercusión en las Fuerzas Armadas. Sus Altos Mandos Militares se sienten traicionados por el Presidente Suarez al que acusan de faltar a la promesa hecha en sentido contrario en reunión a la que habían sido convocados pocas   semanas antes. Hacen evidente su malestar, pero la disciplina y lealtad a la Corona se mantienen fuertes. Aquí empieza el declive del prestigio del General Gutiérrez Mellado, que ya no recuperará. Es elogiable la elegancia con la que el autor trata a quien aprecia desde tiempos muy anteriores, pero nunca disimula la realidad que bien conoció.

 

Temas fundamentales de esta segunda parte son la decisión del Presidente de crearla Unión del Centro Democrático que había de unir a muy distintas familias de difícil posterior manejo, pero a su juicio indispensable para acudir a las primeras elecciones generales, la formación del segundo Gobierno de Adolfo Suarez, del que siempre el autor alabará su valor y decisión para llevar adelante las muy difíciles empresas que le tocó lidiar, y el por qué de la disolución del SECED, que intentó depender de las Fuerzas Armadas evitando una excesiva vinculación al Gobierno, y su transformación en el CESID, coincidiendo con la creación del Ministerio de Defensa, que integrará los servicios de inteligencia del Alto Estado Mayor y los del SECED, lo que supuso el cese de un hombre clave en toda la transición,Cassinello, para dar paso a otro ilustre militar : el General Bourgón.

La Tercera Parte, titulada “Tiempo de Turbulencias”, nos va a llevar a conocer el intranquilo ambiente militar, continuamente excitado por los muy numerosos atentados de ETA y GRAPO contra miembros de los Ejércitos y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y los pocos afortunados funerales a los que parece que se les quiere dar un cierto ocultismo del que se culpabiliza a Gutiérrez Mellado,y que culminan en el sepelio del General Constantino Ortín Gil, con alguna clara muestras de indisciplina individual que se repetirán en algún otro lamentable episodio en alguna provincia. Peñaranda no nos ocultará los datos que bien conoce aunque le puedan doler, y siempre resaltará la valiosa información que proporcionan los Servicios de Inteligencia y lo acertadas que fueron muchas de sus predicciones, fruto de los innumerables contactos y conversaciones con los principales actores políticos de todas las tendencias, que cita profusamente Peñaranda.

Serán capítulos esenciales de este libro los dedicados a la Constitución de 1978, el amplio consenso logrado a pesar de las reticencias nacionalistas y algunas de las poco afortunadas concesiones que a ellos se hicieron, el Referendum sobre la Constitución, las elecciones generales , el nuevo Gobierno de Suarez de 1979 que mantiene al ya poco popular, y  posiblemente enfermo, General Gutiérrez Mellado como Vicepresidente y en el que por primera vez un civil, Rodríguez Sahagún, ocupa la cartera de Defensa, Gobierno  que ya no contaba con mayoría en el Congreso, y las elecciones municipales del 3 de abril en las que se rompe el consenso en el momento quizás más inoportuno.

El General Peñaranda termina su relato de tan importantes acontecimientos con unas referencias claras a la denominada Operación “Golpe de Timón” y a los movimientos e intrigas  para la sustitución de Adolfo Suarez, el descabezamiento del CESID con el cese del General Bourgón y su sustitución por el General Mariñas, de breve permanencia, y nos hace unas conclusiones finales tras su marcha definitiva el 20 de septiembre de 1979  del Servicio de Inteligencia al que tanto esfuerzo dedicó. Como epílogo se refiere al 23- F para desmentir algunas afirmaciones que sobre él vertía algún investigador . El triste episodio le cogió ya fuera de la actividad de inteligencia/información y no emite opinión sobre él, fiel a su trayectoria de relatar sólo lo que conoce con certeza.

La obra reseñada tiene su base en la tesis doctoral que, con el título de “Los Servicios de Inteligencia y la transición política española (1968-1979)”, presentó en la Facultad de Ciencias de la Informaciónde la Universidad Complutense de Madrid el 12 de julio de 2010, y que fue galardonada con el calificativo de sobresaliente “cum laude” por unanimidad del tribunal y, un año después, con el Premio Extraordinario de la UCM.

Considero que es libro de obligada consulta para quienes quieran profundizar en el conocimiento de una fase fundamental de nuestra reciente Historia.

Alfonso López Quintás  

EL ARTE DE LEER CREATIVAMENTE

Jesús González Pérez  

LA DIGNIDAD DE LA PERSONA

 Autor: Pablo Ramírez Jerez. Prólogo de Juan Velarde Fuertes

VIDA Y ACADEMIA. QUINCE SEMBLANZAS BIOGRÁFICAS

 Josep Borell y Joan Llorach

LAS CUENTAS Y LOS CUENTOS DE LA INDEPENDENCIA

Ricardo Sanmartín Arce  

VELÁZQUEZ: VIDA

Ramón Tamames Gómez  

MÁS QUE UNAS MEMORIAS

Pedro Cerezo Galán  

DOS BIOGRAFÍAS DE MIGUEL DE UNAMUNO

Santiago Muñoz Machado  

INFORME SOBRE ESPAÑA

Carmelo Lisón Tolosana  

GREEK TRAGEDY

 Abhijit Banerjee y Esther Duflo

POOR ECONOMICS

Agustín Muñoz-Grandes Galilea  

DESDE EL CORAZÓN DEL CESID

 Académicos

ANALES 2010-2011

 Alonso de Cartagena

DOCTRINAL DE LOS CABALLEROS

 Thomas J. Sargent y Francois R. Velde

THE BIG PROBLEM OF SMALL CHANGE

 Heródoto de Halicarnaso

HISTORIARUM LIBRI IX

2011 Real Academia de Ciencias Morales y Políticas.